GALINA KOLESNIKOVA / SIEMPRE ESTÁN CUANDO LOS NECESITO

  • Creo que fue uno de nuestros grandes sabios el que mantuvo la idea de que las únicas claves que dan un sentido a la historia del arte son las visuales y las técnicas.
  • Y los idolitos o iconos de la moscovita KOLESNIKOVA son ejemplo de esas claves que han existido en la cultura rusa desde siempre, que nunca han cambiado ni cambiarán y vivirán más allá de su realidad física.
  • Así es como estas representaciones plásticas constituyen el epítome de una fantasía, que ahora se materializa por una creadora que las ha vislumbrado antes de que vuelvan a irse, a seguir habitando e inspirando los nuevos tiempos que se avecinan detrás del umbral.
  • Avanza el día como un canto
  • y a cada instante se inventa imágenes
  • que visten los suspiros.

(Odalys Hernández)

Anuncios

LUIS CABALLERO (1943-1995) / EL HOMBRE SIEMPRE ESTÁ DESNUDO

  • La desnudez del hombre viene de muy atrás aunque fuesen siglos de anatema, de condena y de maldición en todos los ámbitos religiosos.
  • Y no sólo por ver demonios donde no los hay, sino por la fragilidad y debilidad que aparentemente se le achaca, por su indefensión e impía soledad, además de su frecuente fealdad y ridículo.
  • Para el colombiano CABALLERO, poderoso dibujante, el cuerpo masculino es matriz y esencia de una anatomía que esconde todos los misterios, goces y dolores. La carne está viva pero en trance de muerte, aunque él la materializa por si hay que recordarla algún día.
  • Pessoa sabía la dolencia creada por los sueños
  • sus profecías fueron remolino del tiempo
  • puente truncado en los extremos del poeta
  • bajo el fulgor magistral de la vida eterna.
  • (Odalys Hernández)

LAURA FORD (1961) / CADA DÍA LOS NECESITO MÁS

  • El arte, en la época actual y precedente, va tomando derroteros que para algunos son insultos a los cánones de una humanidad selecta, tanta, estiman, es su espiral de miserias y derrumbes. Sin embargo, están paradójicamente encantados de coleccionarlo y encontrárselo por casa y darle los buenos días.
  • Las esculturas de la británica tienen ese efecto: el ser una sorpresa irónica y descarnada para decorar palacios y mear en sus paredes. En la verdad e intensidad de esos personajes percibimos una concepción existencial basada en el indiferente e indigente no humano, aunque si lo fuese tampoco pasaría nada.
  • En cambio, por el contrario, necesitamos estos espíritus, su esencia, pues sin ellos, pobre infelices, no nos podemos vanagloriar de lo imbéciles y estúpidos que somos, sin tomar conciencia que tales entes, hemos de reconocerlo, son mucho menos.
  • y renuncio a ese tiempo sagrado que pasa
  • dejando huellas que después llamarán distancia.

(Odalys Hernández)

EMMA FERNÁNDEZ GRANADA (1961) / NO HAGO ARTE PARA ESCONDERME

  • Las obras de la asturiana GRANADA reúnen rasgos de fastuosidad y de plasticidad que en su fusión contienen evocaciones renacentistas, barrocas y modernistas. Los ropajes de sus protagonistas no cubren ni tapan, encarnan y expresan la singularidad de un cuerpo femenino del que se adueña su propia fantasía.
  • Teniendo como protagonista a la mujer, es ella misma la que se significa desde una óptica visual en la que su personalidad se concreta por una parte y se diluye por otra en unos tejidos cromáticos, que postulan una forma de ser y de respirar a partir de vivencias que piensan y sienten la belleza.
  • Hay placidez y goce en esas estructuraciones tan bien meditadas, en esas verticalidades que se van ensanchando hasta constituir un culmen que más allá de su despliegue retiniano, concede a la mirada una penetración en la generación de una estética de la que la autora es su primera apasionada.
  • Se me desgarra el alma
  • con la visión del silencio
  • el tenue amarillo de las hojas
  • sumergidas por el tiempo
  • quiebran el dolor de la inocencia.

(Odalys Hernández)

JUKKA RUSANEN (1980) / SIGO LA ESTELA

  • Para el finlandés RUSANEN en el espacio no hay nada prefijado mentalmente. Por eso comienza por los fondos de sus obras, plasmándolos como vaivenes cromáticos cargados y contrastados, muy líquidos.
  • Pero después sobre esa superficie asoman y se desdibujan seres seres, ramas, plantas subacuáticas. Es una secuencia de sensaciones, de impactos visuales, de misteriosas liturgias.
  • Al final la síntesis de esas dos esferas se produce, creando la fuerza de una premonición que se despierta a medianoche como una aparición fantasmagórica.
  • Se ve a leguas
  • que el mar no es el lugar
  • de donde es nativo
  • el mar.

(Heriberto Yépez)

EDUARDO SANTANA (1966) / PRELUDIOS

  • Llegar a la raíz de la obra implica desobediencia con las ideas que durante el proceso creativo van surgiendo, porque no hay nada prefijado, la mente se desvía porque sufre con las exigencias técnicas.
  • En el caso del cubano SANTANA, conocedor completo de sus recursos y de una metodología muy precisa, su trabajo se ha adaptado a evidenciar la multiplicidad de tensiones que al final son las que coadyuvan en la determinación de su pintura.
  • El color y las tonalidades son endiabladamente precisas finalmente en orden a fijar una sintonía espacial delimitadora, sin necesidades de encuadramientos ni de subordinar la visión a marcar la fisonomía temática, se trata de transfigurarla para que lo ornamental se despoje de su código.
  • Y así van pasando esos días,
  • aunque yo no quiera,
  • y así también se van perdiendo.

(Tedi López Mills)

RAÚL ENMANUEL POZO (1958) / MIS VÍNCULOS CON LA TIERRA ME HACEN SER MEJOR PINTOR

  • Los vínculos, cuando se trata de abordar una creación, se vuelven fundamentales para inspirar el numen de la obra, la que ha de tener una expresión significada de la plástica del autor.
  • En el caso del cubano ENMANUEL esos lazos son más que evidentes y determinan un ámbito espacial, un imaginario sincrético, una concepción pictórica aborigen y caribeña.
  • Esas efigies, con sus colores tatuados que dilatan las formas, vienen a revelar tantos secretos como enigmas, en el propósito de un desocultamiento que su ejecución ha hecho real y visible.
  • Todo lo pasado se queda aquí, regurgitando.

(Pedro Serrano)