Mes: noviembre 2007

¿QUÉ ES LA PINTURA?

La pintura la concibo como una compañera amigable e inspiradora para nuestra vida, leal y fiel a lo que tiene de aventura nuestra existencia. Sublima y apacigua, sosiega y nos educa, nos civiliza. Por eso, es muy difícil comprender que en nuestra sociedad sea todavía una experiencia tan minoritaria, tan escasamente participativa, lo que demuestra que todavía no sabemos ver, ni mirar y aún menos, contemplar. Es un esfuerzo sutil, mental, intelectual, que no requiere esfuerzo físico, ni acción ni una actividad desenfrenada. Todo lo contrario, es quietud y silencio y concentración en la mirada. Y acabamos descubriendo que se abre un nuevo universo en nuestro imaginario, a partir del cual estamos poseídos por una nueva visión.

Y ha de entenderse -no hay confusión posible- que forma parte de nuestra propia realidad, incluso de la materia de la que estamos hechos, que es parte de nosotros mismos, que ha estado con nosotros siempre en calidad de testigo y testimonio.

UNA REFLEXIÓN

Mi primera aventura a través de la red comienza hoy mismo. La concibo como una forma de reflexionar en alto sobre los aspectos fundamentales que me preocupan: la pintura especialmente y la literatura.

La razón es muy sencilla, ambas materias descubren e investigan sobre las vivencias, condiciones y factores de una humanidad que la mayoría del tiempo se empeña en desconocerlas o se inclina por las más nefastas.

Y la ignorancia, acompañada con frecuencia por la estupidez y el fanatismo, es la causa de una existencia ruin, pobre, desgraciada, mutilada en todos los ámbitos. Al no redescubrir lo que embellece y enriquece, lo que dignifica y acrecienta, nos volvemos ciegos e insensibles. Y en muchos casos tenemos la lucidez suficiente para reconocerlo pero somos incapaces de enmendarlo.

No quiero alargar más este preludio pues puede terminar siendo una jeremiada indigesta, lo cual no es óbice para recalcar lo que va a tener de ideario y explicación, de meditación y comentario este blog.