DANIEL RITCHER (1962) / ¿ESTAMOS VIVOS O MUERTOS?

  • No hay motivo ni justificación para que nuestros sistemas de representación escapen de sí mismos, de sus propios fantasmas. Así lo ha entendido el alemán RITCHER, para quien las deudas de imagen tienen contenido y expresión en nuestras ordenadas rutinas.
    • Ante esta obra no existen desviaciones, cambios de dirección o pérdidas, la misma pintura es una superficie que pigmenta horrores que no hay que descodificar, están muy claros y su discurso es convincente.
      • Dentro de su ferocidad y negrura palpita una semántica de supervivencia que contagia a nuestra mirada si es que procurase eludir el gesto del enfoque, sólo está admitido uno y ése ha de ser absolutamente directo.

        • La rabia pone rumbo al coraje dejando atrás el rencor y el resentimiento. El furor no ciega, abre el cuenco de la clarividencia y la elocuencia. La figuración afluye cargada de un espíritu que ha determinado que lo que vayamos a ver quede registrado en la verdad, aquélla que por estar configurada espectralmente ha adquirido una resonancia estética ineludible.

      • Mi amigo Humberto y yo somos dos ratones que estamos entre las patas del gato, El Malecón. Le votamos para que nos permita pescar y cuando sale elegido nos dice que nosotros somos el blanco. Ya ni nos merece la pena correr, delante penumbra, detrás una silueta a la sombra.

Un comentario sobre “DANIEL RITCHER (1962) / ¿ESTAMOS VIVOS O MUERTOS?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.