WILL BAUMEISTER (1889-1995) / NO ME SELLAN EN LAS ADUANAS

Otro gran pionero de la abstracción que visita este blog con ánimos de obsequiarle con los signos e ideogramas que le permitieron salvar fronteras y no pagar aduanas.

Pese a esos dibujos monocromos en blanco y subrayados negros, las derivaciones, sinuosidades y convergencias tienen voluntad propia para desviarse, volverse a encontrar, perseguirse, esconderse, sentarse a esperar y siluetearse.

Pero si irrumpe el color, la fiesta ya está completa, porque a través de sus vehementes pigmentaciones las formaciones encajan, se construyen en mapas luminosos que sitúan la localización de sitios imposiblemente soñados o propugnan una sublevación microbiana.

La abstracción es por sí misma la naturaleza de la indefinición ya que de rematarse se desvirtuaría, perdería su condición de paradójica definidora de los vocabularios que enuncian letras de otro contexto semántico y artístico. Las mismas que se valen para constituir un montaje inteligente de resolución de problemas espaciales, técnicos e idiomáticos. Y la consumación es en la que se vislumbran con nitidez los límites de las imperfecciones logradas.

El alemán BAUMEISTER lo consiguió en cierta medida, incluso nos legó la visión de más horizontes y menos fronteras, en buena medida gracias a que los términos de su obra carecieron siempre de confines.

¡Mato al tiempo-hombre con el tiempo-medida! Mas repentinamente se dio cuenta que su muerte no sonaría en la ciudad, sino como el leve crujir de un huevo vacío. Y desistió (Alberto Vigil-Escalera).

Publicado por Goyo

Escritor de arte, coleccionista.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.