>DOROTHEA TANNING (1912) / REHACERES

>

  • Rehice mi tiempo y mi mundo en otros cosmos y conforme a otras dimensiones. Son fantasmas que heredé y me pusieron en los ojos la plenitud de su pintura. No obvié los trámites, antes necesitaba pulirlos con la magia técnica de la quimera.
    • Y cuando llegó la singladura, la norteamericana TANNING, compañera y cónyuge de Max Ernst, concibió la forma de llevarla a cabo, configurarla desde la vertiginosidad que le es propia, suya y festejada.
      • A nosotros, espectadores, nos transmite los acordes de unas melodías visuales que completan escenarios y espacios en los que percibir matrices y destinos. Todo encuentro sobre sí misma resulta una confrontación desnuda que se plasma con una infinita sensualidad, en la que la representación se vacía en éxtasis de deseos imposibles, que también son los de todos. Pero por ese motivo, únicamente por él, nos los ha dejado ver.

        • Redondo el hombre, egocéntrico como un paraguas radiado en ásperos cuchillos, espera en su furioso girar clavar y desmenuzar a Dios (Alberto Vigil-Escalera).

Publicado por Goyo

Escritor de arte, coleccionista.

2 comentarios sobre “>DOROTHEA TANNING (1912) / REHACERES

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: