NINO LONGOBARDI (1953) / ME DICEN QUE NO PUEDO SEGUIR JUGANDO

Yo, como italiano, le digo a Paul McCarthy que no se ha perdido en nuestra cultura la auténtica percepción de la existencia; ni siquiera la oculto, al contrario la muestro como prueba de ese juego fascinante que es el fin de la misma volviendo a la vida.
Y si, según él, lo único que hacemos es vagar por lo que nos parece que es la realidad, yo merodeo por la construcción de sus referencias, crónicas y llamadas desde otras reseñas y relaciones. Que, además, no soy consciente de que estoy vivo, me increpa, pues estoy muerto, sin embargo, existo, siento, respiro, y comparto.
LONGOBARDI, perteneciente a la transvanguardia, nos sorprende con la idea puesta y ya dormida, con la siesta plácida del que no se arriesga y se salva de la ingravidez del averno. Él está aquí para eso, para que el descanso eterno se vaya con incienso y con la dicha de mirar lo cierto.

Con la huida luz, murieron los colores
y el vivir ya no pertenece
más que a persecuciones de espectros.

El pensamiento se ahoga en los recuerdos
y sólo la sombra acompaña mi paso.
(Giuseppe Ungaretti).

Publicado por Goyo

Escritor de arte, coleccionista.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.