ESTERIO SEGURA (1970) / BUSCARME AL PROFETA

Naciendo y viviendo en una isla del Caribe todo es posible y probable. Que haya ídolos, profetas, hipopótamos que vuelen o lo intenten, rayos que surgen de cabezas, etc. No cabe un discurso más desestructurado -¿vivo retrato de Cuba?- y al mismo tiempo totalmente tiempo cohesionado e integrado. Lo estatuario remite a lo pictórico y viceversa.
SEGURA es un artista de allí que además de aglutinar múltiples alientos y realidades, es tenaz en el fomento de levantar secuencias que crezcan en el significado de las miradas hasta agotar el resto de ellas mismas.
Los cuerpos le atan y su obra se desarrolla en ellos y con ellos, los utiliza como intérpretes que experimentan encantos, retóricas, tropos, cielos, atmósferas; no idealiza, y, sin embargo, la fuente de su imaginario conecta con emblemas, estandartes de un ideario flotante.
En ocasiones lo oriental es la matriz de una fascinación o de una oración admonitoria, pero otras se reviste del son y la metonimia insular. El caso es que el símbolo está que arde y le ronca el mango, por lo que adelante para el que quiera inmiscuirse, como yo, y reciba dando.

Ay patria,
Con malos padres y con malos hijos,
O tal vez nada más desventurados
En el gran desconcierto de una crisis
Que no se acaba nunca,
Esa contradicción que no nos deja
Vivir nuestro destino,
A cuestas cada cual
Con el suyo en un ámbito despótico.
(Jorge Guillén).

Publicado por Goyo

Escritor de arte, coleccionista.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .