CARLOS GARCÍA-ALIX (1957) / NO TENGO NADA DE QUE HABLAR

cGarcia1z Me siento y no soy capaz de decirme nada. Una bruma lo cubre todo. Mi propia encarnadura no me sirve. Al final me dejo caer y morir entre los sueños y los relatos de mis libros.
cGarcia2z
Todo se ve frío, abandonado, oscuro. Los viejos se consumen porque están siendo víctimas de un derrumbe del que fueron deudores, y lo serán siempre, ya no tienen fuerzas ni energías para cambiar su historia.
cGarcia4z
Para el español GARCÍA-ALIX la pintura es una catarsis, suya y nuestra, y como tal no tiene que especular ni ofrecer liturgias formales, crípticas o de tratamiento teleológico. Simplemente ha de ser una imagen en que cada espectador contemple su respectiva metafísica implacable del tiempo, de la desolación y soledad que no tienen cura, del fin que ninguna cantina a la vuelta de la esquina puede remediar.
cGarcia6z
Era roja esa voz en el ocaso;
cuando la noche sus horrores trama,
vuelve su resplandor: sangre que clama
al cielo ese de los hombres, raso.
(Ángel González).

Publicado por Goyo

Escritor de arte, coleccionista.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: