IVANA DE VIVANCO (1989) / ¿DE QUIÉN ES LA CULPA?

Ivana de Vivanco (Montaje) Encerrados y componiendo un tejido existencial que ha quedado con el gesto roto. Habitaciones en las que casi no cabemos y que nos definen solos aunque estemos unidos. Estamos inmovilizados porque no sabemos qué hacer, ni siquiera si somos maniquíes o meros comparsas de una obra agotada.
Ivana-de-Vivanco_Girls-Choir_Oil-on-canvas-275x190-cm_201211-1024x7191
La chilena, nacida en Lisboa, DE VIVANCO traslada a la superficie experiencias, dramaturgias, significados de su vida y época. Colores pesados hasta en los mismos personajes de piel clara, sentimientos cerrados desde símbolos de la vejez hasta de la infancia. Como si estuviesen ya condenados a ser así para un tránsito tan efímero. Solamente queda su huella pictórica.
Ivana-de-Vivanco1-1024x825
Por eso, como dijo aquel autor, el arte es una de las formas en las que el hombre reordena sus vivencias, reflexiona sobre ellas y se las representa a sí mismo, intentando fijar el perpetuo flujo y movimiento de la vida, de manera que la experiencia humana pueda desprenderse de ella en el objeto estético, en su perfección y consumación final.
Ivana-de-Vivanco-Narcissus-1024x705
Con la honda mirada
un día contemplaste
tu honda pasión de ser
en vida perdurable.
(Carlos Bousoño)

Un comentario sobre “IVANA DE VIVANCO (1989) / ¿DE QUIÉN ES LA CULPA?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.