LOVIS CORINTH (1858-1925) / EL FINAL ES LO QUE IMPORTA

Vivencias Plásticas

El alemán CORINTH primero fue impresionista y después de un ataque de apoplejía, que le dejó la mano derecha paralizada, y del que nunca se recuperó, se vio obligado a pintar con la mano izquierda.

Solo: con los ojos cargados de siglos.
Solo: con sueño.
Solo: esperando la eternidad sin luz.
Solo: redoblando con furia en el silencio frío.
Solo: sabiéndome un asco de los riñones.
Solo: siendo un producto de los lomos.
Solo: como un grito de dolor en carne revestido.
(Alberto Vigil-Escalera).

Es más que un realismo exacerbado, es la sustancia de una plástica cuya cualidad cruel y angustiada es una forma de existencia, un meollo dramático de resonancias indelebles.

Y si al mirar tales realizaciones creemos estar ante un sueño, el despertarnos ya es esa pesadilla que continúa estando delante nuestra porque no desaparece, como tampoco lo hace el sexo, la desventura y la muerte.

Entonces comenzó…

Ver la entrada original 91 palabras más

Publicado por Goyo

Escritor de arte, coleccionista.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: