KLAUS HACK (1966) / ALGÚN DÍA CAMINARÉIS

Klaus Hack

  • Chantal Maillard escribió que la mirada admirativa tiende a quedar prendida en aquello que admira, y es infinita y ávida. Ávida de presencia. Pues así son las esculturas del alemán HACK, ávidas de presencia y ávidas de ser admiradas.   

klaus1

  • Si nos aferramos a su magnetismo cometeremos un error o todo un acierto. Son tótems que nos confiesan sin hablar y que ofrecen el don visual de descubrir y revelar los misterios de su materia sin impartir claves.

Klaus-Hack-Cellospielerin-2-2005-773x1030

  • Y sus expresiones nos comunican que están en posesión de ciertas propiedades plásticas, mitológicas y culturales, que como tales son universales, y que un día no muy lejano sus metamorfosis culminarán saltando sobre su propia sombra. 

Klaus-Hack-Atelieransicht-1030x773

El hombre perfecto para el cristiano era la perfección del hombre que no existe; el hombre perfecto para el budista sería la perfección de que no existiera el hombre.

(Fernando Pessoa)

Un comentario sobre “KLAUS HACK (1966) / ALGÚN DÍA CAMINARÉIS

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s