ERIC LEPOUREAU (1951) / LA PINTURA NUNCA ME TRICIONÓ

ESPACIO DE VIVENCIAS PLÁSTICAS

eric

  • Después de ver tanto arte supuestamente contemporáneo y falso, estas obras del francés LEPOUREAU nos remontan a la auténtica contemplación, puesto que únicamente les importa captar esas referencias plásticas que desafían la capacidad artística del autor por un lado, y que por otro sirven de homenaje y misterio a la pintura europea (particularmente la española).   Retan al tiempo y al espacio, también al presente y quizás al futuro dado que el misterio no se desvanece.

eric1

  • En cuanto a la apreciación de que todos los problemas estéticos acabarán resolviéndose en cuestiones que giran en torno al contenido de verdad de las obras de arte, no lo creo, aunque por lo que respecta a éstas sí que lo terminaré creyendo. 

eric2

  • Adorno redunda en esta estimación cuando considera que la calidad y la verdad de las obras de arte dependen esencialmente de su grado de fetichismo. Efectivamente, ya que querríamos que nos acompañasen…

Ver la entrada original 15 palabras más

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.