JUAN DÁVILA (1946) / CASTIGOS DE MALA MADRE

Vivencias Plásticas

El sufrimiento puede depararnos lo indecible, lo inconmensurable, hasta flagrantes incestos plásticos. O antinomias que funcionan como éxtasis visuales, aunque argumentos los hay de todas las clases y condiciones, y los que aparecen en este post son los del artista chileno DÁVILA, que no ha querido darlos sin acompañarlos de respuestas.

Se ha tachado a su obra de incurrir en lo violento, en un feísmo de mal gusto (Hegel escribía que el llamado “buen gusto” siente pavor ante todos los efectos más profundos del arte y permanece mudo cuando lo externo y lo circunstancial desaparecen), en un erotismo descarnado, en un salmo de horrores, etc., sin olvidar sus componentes de denuncia y acusación.

Ahí está ese gran Simón Bolívar autoparodiándose, convencido de que el fin no justificó tantos medios o de que la historia sólo se entiende si hay manera de provocarla con un castigo de mala madre.

El autor, con el uso de todo…

Ver la entrada original 94 palabras más

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .