CALVIN CHIH-HAO TENG (1954) / NO ME IMPORTA QUE MI ESPÍRITU SEA ERRABUNDO

  • Montañas, cielos, paisajes, nubes, atmósferas, masas esponjosas de texturas con una sosegada impregnación cromática que dibuja poemas en unas estratosferas que se desplazan de manera liviana.
  • Una pintura con unas señas de identidad muy asiáticas, fruto de una cosmovisión de milenios, en el que juego de luces y sombras confabula el sentir de la vida y el acontecer de la muerte.
  • La prodigalidad plástica de estas obras enmarca ámbitos de experiencias y vivencias que se dan cuando su presencia visual se impone y hace de su dominio un lirismo con el que existir.
  • Una angustia,
  • Un desconsuelo de la epidermis del alma,
  • Un dejar caer los brazos en el crepúsculo del esfuerzo
  • (Roa Bastos)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .