MARCUS HARVEY (1963) / EN LO QUE HAGO LO DIGO TODO

  • En su pintura el inglés HARVEY se desfoga en esos cuerpos femeninos que los muestra con furibundos trazos caóticos en unos colores superpuestos, densos, que necesitarían a los bomberos para apagarlos.
  • Respecto a su escultura, sus registros son distintos, haciendo que el volumen de la materia se convierta en una figuración satírica, incisiva y mordaz, pura iconoclastia.
  • En ambos casos, la fuerza visual es determinante para la configuración del campo de juego plástico, que obtiene amplios réditos de su heterodoxia.
  • El momento del reposo es un punto sin cantidad, sin espacio. Proyección detenida de la movilidad infinita.

(Roa Bastos)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .