EIRIK ARNESEN (1990) / NOSOTROS SOMOS EL PRINCIPIO, ELLOS EL FINAL

  • Encontrarnos de frente con estas esculturas vivientes nos impone muchas sensaciones, pues su desnudez, su carnalidad, sus gestos, su volumen y tamaño, la condición de la materia y su pátina, sus expresiones, sus movimientos, la desmesura de sus miembros, nos enfrenta con la naturaleza humana y su mortalidad de origen.
  • El noruego ARNESEN no idealiza, ni santifica, solamente nos despoja y nos revierte, y erige el cuerpo en la negación de falsas creencias, en la inseminación de un pensamiento mortífero y perecedero que cuando se transforma en icono queda como un numen perdurable en la esquina de un museo o en un altar pagano.
  • Ante estas creaciones el pathos queda con el ánimo en suspenso, pletórico, por otra parte, de un renacimiento que ha de confundir, también estremecer y reanudar asimismo una historia que estaba pendiente de ajustar prácticas que no pueden caer en el olvido.
  • La palabra expresa lo real del lenguaje, pero no lo real de lo imaginario.

(Roa Bastos)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .