EIRIK ARNESEN (1990) / NOSOTROS SOMOS EL PRINCIPIO, ELLOS EL FINAL

  • Encontrarnos de frente con estas esculturas vivientes nos impone muchas sensaciones, pues su desnudez, su carnalidad, sus gestos, su volumen y tamaño, la condición de la materia y su pátina, sus expresiones, sus movimientos, la desmesura de sus miembros, nos enfrenta con la naturaleza humana y su mortalidad de origen.
  • El noruego ARNESEN no idealiza, ni santifica, solamente nos despoja y nos revierte, y erige el cuerpo en la negación de falsas creencias, en la inseminación de un pensamiento mortífero y perecedero que cuando se transforma en icono queda como un numen perdurable en la esquina de un museo o en un altar pagano.
  • Ante estas creaciones el pathos queda con el ánimo en suspenso, pletórico, por otra parte, de un renacimiento que ha de confundir, también estremecer y reanudar asimismo una historia que estaba pendiente de ajustar prácticas que no pueden caer en el olvido.
  • La palabra expresa lo real del lenguaje, pero no lo real de lo imaginario.

(Roa Bastos)

Publicado por Goyo

Escritor de arte, coleccionista.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: