LAOZHU (1957) / NUNCA SE VE AMANECER

  • Lo relevante de la pintura de Extremo Oriente es su constante nostalgia por la comunión con el universo, del que nunca quieren desligarse estéticamente, como si a través de él tuviesen una fuente de revelación plástica y vital permanente, lo que haría posible su redención última.
  • En la obra del chino LAOZHU la naturaleza y la atmósfera hablan y tratan de confraternizar con la mirada del observador, pese a que las negruras que se han formado enturbian el corazón de un espacio que se conservaba nítido.
  • Las tintas pasan de una condensación a un desvanecimiento, se mueven de un lado a otro, se constituyen como entes vivos que aparecen y desaparecen, habitan un más allá en el que son solamente sombras que alumbran un destino universal.
  • La naturaleza humana tiene también sus colapsos y explosiones de violencia. Es violencia ella misma.

(Roa Bastos)

Publicado por Goyo

Escritor de arte, coleccionista.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: