LAOZHU (1957) / NUNCA SE VE AMANECER

  • Lo relevante de la pintura de Extremo Oriente es su constante nostalgia por la comunión con el universo, del que nunca quieren desligarse estéticamente, como si a través de él tuviesen una fuente de revelación plástica y vital permanente, lo que haría posible su redención última.
  • En la obra del chino LAOZHU la naturaleza y la atmósfera hablan y tratan de confraternizar con la mirada del observador, pese a que las negruras que se han formado enturbian el corazón de un espacio que se conservaba nítido.
  • Las tintas pasan de una condensación a un desvanecimiento, se mueven de un lado a otro, se constituyen como entes vivos que aparecen y desaparecen, habitan un más allá en el que son solamente sombras que alumbran un destino universal.
  • La naturaleza humana tiene también sus colapsos y explosiones de violencia. Es violencia ella misma.

(Roa Bastos)

Publicado por Goyo

Escritor de arte, coleccionista.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: