JEROME BOUSCARAT (1967) / HABÍA QUE PONER UN PUNTO FINAL CON CIERTA SORNA

  • Para pensar el arte en general acreditamos una serie de oposiciones (sentido/forma, interior/exterior, contenido/continente, significado/significante, representado/representante, etc.) que estructura, precisamente, la interpretación tradicional de las obras de arte.
  • Pero cuando estamos ante la obra del francés BOUSCARAT nos da por tirar todo por la borda y liarla con Jacques Derrida y sus palabras referidas a que Heidegger interroga al arte, y más precisamente a la obra de arte, como un advenimiento o como historia de la verdad, pero de una verdad que propone pensar más allá o más acá de la metafísica, más allá o más acá de Hegel.
  • Pues sin cambiarnos de lugar, que tampoco es necesario, lo evidente y verdad es que el autor realiza un sabotaje en toda regla, que es luminoso, sensacional y reflexivo. Sus piezas enuncian un significado de puertas cerradas y un desmaquillaje que embadurna nuestras creencias estéticas como el fin de un relato que ha quedado sin pies y la cabeza ya no es la antes.
  • Es muy penoso soportar la carga de una simulada ignorancia.
  • (Roa Bastos)

Publicado por Goyo

Escritor de arte, coleccionista.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: