ANNA SIBILA (1962) / ROSTROS QUE PINTAR

  • La catalana SIBILA no retrata un referente en el tiempo, sino que retrata a la mixtura de la geometría y el color como un todo a través de unas facciones sin carne y sin huesos, pero con trazos gruesos, remarcados en masas densas, y solamente como representativas de unas experiencias que estaban llenas de ímpetu o de sosiego expectante.
  • No obstante, según van adquiriendo forma esos rasgos se rebelan y quieren mostrarse como rostros de seres vivientes, aunque sea mediante una ficción que les haga salir de una mera y poderosa elucubración plástica.
  • Las vetas cromáticas conforman el convencimiento de que llegarán a ser iconos de un tiempo en que el artista construía y la mirada percibía la autenticidad de una historia que se contaba a sí misma.
  • Ponlo luego a secar en el sordo regazo de la piedra,
  • y escarba, escarba en él con una aguja fría hasta arrancar
  • el último grano de esperanza.

(Olga Orozco)

Publicado por Goyo

Escritor de arte, coleccionista.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: