CUI XIMING (1986) / NO HAY QUE CALLARSE

  • El tamiz luminoso atraviesa la superficie, lo que permite visualizar figuras que llevan callando muchos silencios, que inspiran al chino XINMING una plástica que irradia la encarnación de unos fulgores entre la acción y la memoria.
  • Aborda las gamas cromáticas como elementos flotantes que tienen la misión de conferir movimientos que nos instalen en las coordenadas de lo que acontece en unos espacios y momentos determinados.
  • Así, la representación no llega a querer concretarse sino a través de una configuración que incita a revelaciones, conjeturas y enigmas, a sentir la profundidad de una pintura que ella misma se oscurece por ir más allá de su fin.
  • Toda la profundidad del cielo y de la tierra a cuya lengua de
  • pánico únicamente me someto.

(Enrique Molina)

Publicado por Goyo

Escritor de arte, coleccionista.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: