BITA VAKILI (1973) / ¡QUÉ AFÁN DE ORIGEN!

  • Decía Alfred Barr que el arte moderno no puede en modo alguno definirse concluyentemente ni en cuanto al tiempo ni en cuanto al carácter, y que cualquier intento de conseguirlo implica una fe ciega, unos conocimientos insuficientes o una falta absoluta de realismo académico.
  • Pero si algo está claro es que la obra de la iraní VAKILI no necesita definición porque todo ella lo es en sí misma, tanto en sus concepciones especiales -que nos trasladan a otros núcleos arquitectónicos, geográficos y culturales- como en sus planteamientos plásticos que a partir de unos orígenes se van incorporando otros hasta que la fusión se completa en una orografía fantástica.
  • Las perspectivas abren horizontes entre lo construido hacia un fondo que no tiene fin, dentro de unas longitudes que se estrechan y se alargan, que hacen que lo pictórico tenga un significado de evocaciones y tiempos perdidos.
  • A mi rincón me vuelvo. Que la vida
  • se muera lentamente en el espejo.
  • (Pedro Salinas)

Publicado por Goyo

Escritor de arte, coleccionista.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: