GEOFF REES (1930) / CREPÚSCULOS Y AMANECERES

  • Señalaba Adorno que la pura inmediatez no es suficiente para provocar la experiencia estética. Ésta, además de inconsciencia espontánea, necesita de conciencia, de concentración y la contradicción surge inevitable.
  • Pero ante la obra del canadiense REES el efecto inmediato es inevitable, tanto como para detenerse ante su visión sintiendo y no pensando, quizás evocando lo que se ve como una presencia nunca presentida.
  • Todo es un deshacerse cromático, unos impulsos agitados, unos brochazos nerviosos que no saben como calmar su angustia, como modular sus formas sin que al final el caos las tome como la catarsis de un tiempo amanecido u oscurecido.
  • Llenos de salud y vida
  • van otros a combatir;
  • ellos, a la lid reñida,
  • van ya con mortal herida,
  • sin temblar y sin gemir.

(Heine)

Publicado por Goyo

Escritor de arte, coleccionista.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: