BARBARA BRENNER (1951) / SE VAN Y DESPUÉS VUELVEN

  • Los lemas estéticos tienen que dejarse atrás por muy mediáticos y prosaicos que sean, las estrategias están bien para el estratega, pero el quehacer artístico es constancia, maestría, habilidad y destreza. Y creatividad.
  • Si las obras de la americana BRENNER nos transmiten una gran sensibilidad es porque ha introducido en ellas un universo que como observadores nos inculca una visión que aúna misterio y silencio, naturaleza y sensaciones vivientes.
  • Casi nos parecen materializaciones intangibles, etéreas, que se encuentran flotando en espacios gigantescos, a la luz de un cosmos que se refleja en ellas, que les dota de ese movimiento que nos envía señales.
  • Hay también un espejo iconoclasta
  • que se hace cóncavo cuando lo miro.
  • Yo le presto mi rostro y me devuelve
  • el semblante tartaja de un vampiro.
  • (Manolo Romero)

Publicado por Goyo

Escritor de arte, coleccionista.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: