RAFAEL QUENEDDITT (1942-2016) / ME DIERON SU BENDICIÓN

  • En el cubano QUENEDITT el pasado más remoto, el ancestral, el venerado en sus orígenes africanos, se funde con el presente en que se desenvuelve su destino.
  • Él, con su obra, abre hacia el futuro los signos y símbolos de una cultura atávica que se ha conservado y ahora ha escapado al silencio. Muestra de una identidad que pervive y ya es fruto de un mestizaje.
  • Sus referentes geométricos encierran un lenguaje que se transmite en un ámbito de experiencias, relatos, creencias y vidas. Confiere hasta hoy una visión acumulada de siglos y esperanzas, de sueños y desventuras, de supervivencias y creatividad.

Siento la maldición y el fuego de mi carne.

Este cuerpo que lento se devora

y se corrompe. En cada pálpito, en cada indicio,

en cada estertor vibra un grito inamovible.

  • (Justo Jorge Padrón)

Publicado por Goyo

Escritor de arte, coleccionista.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: