ABEL MASSOT / CARAS DE ATAÚD

  • Ante estos colosales rostros del cubano MASSOT, la mirada se queda pensando en la suerte de no ser el propio, lo que no impide que el observador empiece a dudar de que esos rasgos tan toscamente tallados sean los que suela utilizar para odiarse.
  • La piel hace que el color de la carne sea visible, que se ofrezca con un pensamiento turbio, con el presentimiento negro de un destino que está condenado, pero que a través de sus ojos lo maldice hasta el infinito.
  • La gama casi monocromática está sabiamente aplicada sin piedad y adaptada a las distintas expresiones, que enfatizan las ansias de morir o de matar que anidan en sus cerebros.
  • Escucha. Yo te llamo desde un reloj de piedra,
  • donde caen las sombras, donde el silencio cae.

  • (Vicente Gerbasi)

Publicado por Goyo

Escritor de arte, coleccionista.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: