Autor: Goyo

VERONICA CAY / RENACEREMOS COMO SOMBRAS

  • Si hablamos de un arte humanista es porque creemos que el hombre, además de ocupar el lugar central, inequívoco, de la creación plástica, puebla el espacio y el tiempo reales, antropocéntricos, de la historia occidental renacentista e iluminista.
  • Pero la obra de la australiana CAY, pintora y escultora, nos incita a la duda, porque es una visión de lo que ha muerto y después ha resucitado. Nos acercamos a sus criaturas, tan bien enmascaradas, como una realidad sombría de un más allá que nos está esperando.
  • Están marcadas por un infierno que al deformarlas les imprime una fealdad silenciosa, maligna, mas también sufrida y embellecedora. Persistirá el eco si un día deciden irse.
  • Ándate con tiento,
  • árbol.

(Cuahutémoc Méndez)

Anuncios

ERNÓ FÓTH (1934-2009) / EN UN MOMENTO DADO HABRÁ CUERPOS ASÍ

  • Pedazos de carne, pedazos de cuerpos y seres, ensamblados, carbonizados, rotos, anónimos, ligados a la catástrofe y a la destrucción.
  • Sin embargo, constituyen ruinas que reivindican hallazgos plásticos en aras de un soplo vital que todavía queda incrustado en los rescoldos a la espera de una supuesta resurrección.
  • La obra del húngaro FÓTH, que hace de la materia un espíritu, evoca sinos imponderables, meditaciones existenciales que se fijan en la mirada como una respiración a punto de consumirse.
  • En cada página que acabo
  • cumplo con un acuerdo,
  • me digo adiós
  • desde lo más recóndito,
  • pero sin alcanzar a ir muy lejos.

(Fabio Morábito)

NICHOLAS HLOBO (1975) / LES DOY OTRA FORMA DE VIDA

  • Señalaba Ramón Gómez de la Serna que deberíamos profesar admiración al arte negro, porque es inclasificable y no nos amenaza con su distribución por épocas e influencias.
  • Tal es el caso del sudafricano HLOBO, que en ese entorno externo que forma parte de su cultura de origen, después de una contemplación interna, da lugar a una creación mudada en esa fauna conformada con los materiales más inusitados y acordes con su nueva naturaleza.
  • No solo es una cuestión de fantasía y cavilación conceptual, es sobretodo la ejecución vívida de lo que es una realidad en extinción, malograda por una devastación que no cesa ni cesará por su falta de comprensión de lo que son estos seres que también quieren pertenecer a los designios del arte.
  • Que a la mujer la entierren.
  • Que el hombre tome el camino.
  • Que el río se apresure,
  • que el zorro sueñe ardides.
  • (Carmen Boullosa)

DAVID KING REUBEN (1988) / ESTABAN POR LAS CALLES

  • Cada obra tiene su mito, su lugar, su magia, su sentido y su belleza o fealdad hermosa. Y además su visibilidad encarna la misteriosa aparición de una génesis imprevista.
  • En el caso del británico KING, las capas y texturas con las que proporciona imagen a sus héroes, son las que corresponden a los que han dejado de ser trágicos porque su destino ha desaparecido.
  • El artista ha aprovecha esta oportunidad para ofrecerles una significación que les asegure una realidad viva, si bien con el juego de un espíritu deformándola por sus pensamientos desatinados e infortunados.
  • Todo espacio es esplendor, es amplitud
  • para la luz que lo contempla.

(Coral Bracho)

SOHYUN BAE (1967) / NO HE PERDIDO EL SENTIDO DE MI ORIGEN

  • Mientras algunos proclaman la profundidad como única forma plástica del espacio, otros subrayan que el arte moderno/contemporáneo está sumido entre la agonía de la posesión y el estertor de la desposesión.
  • Pero a la coreana BAE solamente le preocupa que en su obra la sensualidad y sensibilidad plásticas sean una visión de los tonos, colores, modulaciones que transitan y se forman en el ámbito de una experiencia sentida y evocada.
  • Se inclina por una ductilidad creativa que dote a lo pictórico de una imagen construida y delineada dentro de un espacio que únicamente la contiene a ella, que es la metáfora de un misterio que desea transparentarse sin sacrificios rituales.
  • Ir al Museo de Arte Moderno
  • el sábado por la mañana
  • es reconocer que vivimos
  • sin creatividad ni belleza.

(Alberto Blanco)

CHIE HITOTSUYAMA (1982) / EL NUEVO HÉROE A PUNTO DE ALCANZAR SU DESTINO

  • No hay nada como insuflar vida al ser que ya la tenía incubada y solamente por medio de la utilización de papel de periódico. La artista japonesa HITOTSUYAMA se transfigura en esas criaturas como muestra de una racionalidad que esté al borde la locura o viceversa.
  • Las contemplamos como si fuesen nuestro destino, inseparable del suyo, que va en busca de su origen, de su cultura como raza, de su lengua como poesía, de los misterios de una saga que se ha perdido en el tiempo.
  • Son más que una realidad, son vida y desprenden un pensamiento de concordia, un hálito de luz que nunca iluminó el progreso de un universo abocado a la extinción y enterrado a la sombra perpetua. Ellos, quizás, se salven.
  • He aquí el espacio donde estos seres nacen, crecen y viven
  • por siempre.

(Alberto Blanco)

JUAN MARTÍNEZ (1942) / DEJEN SITIO

  • Es cierto que el español MARTÍNEZ pasa desapercibido en nuestro país cuando su obra, paradojicamente, es tan íbera, tan apasionadamente íbera.
  • Un factor determinante quizás sea el hecho de vivir fuera de nuestro territorio, lo que ha agrandado, sin embargo, las raíces pictóricas y vivenciales de las que parte.
  • Y es que además de percibir un seguimiento depurado de nuestra historia del arte es una reflexión sobre el sino del hombre y la denegada condición de su destino anónimo. Sus retratos son fiel traslación de ese epitafio, en los cuales se plasma la diferenciación definitiva de su historia perdida.
  • Surgen en mi incertidumbre,
  • muertas, un puñado de hojas grises.

(Jeannette L. Clariond)