Categoría: Uncategorized

EMMA FERNÁNDEZ GRANADA (1961) / NO HAGO ARTE PARA ESCONDERME

  • Las obras de la asturiana GRANADA reúnen rasgos de fastuosidad y de plasticidad que en su fusión contienen evocaciones renacentistas, barrocas y modernistas. Los ropajes de sus protagonistas no cubren ni tapan, encarnan y expresan la singularidad de un cuerpo femenino del que se adueña su propia fantasía.
  • Teniendo como protagonista a la mujer, es ella misma la que se significa desde una óptica visual en la que su personalidad se concreta por una parte y se diluye por otra en unos tejidos cromáticos, que postulan una forma de ser y de respirar a partir de vivencias que piensan y sienten la belleza.
  • Hay placidez y goce en esas estructuraciones tan bien meditadas, en esas verticalidades que se van ensanchando hasta constituir un culmen que más allá de su despliegue retiniano, concede a la mirada una penetración en la generación de una estética de la que la autora es su primera apasionada.
  • Se me desgarra el alma
  • con la visión del silencio
  • el tenue amarillo de las hojas
  • sumergidas por el tiempo
  • quiebran el dolor de la inocencia.

(Odalys Hernández)

Anuncios

JUKKA RUSANEN (1980) / SIGO LA ESTELA

  • Para el finlandés RUSANEN en el espacio no hay nada prefijado mentalmente. Por eso comienza por los fondos de sus obras, plasmándolos como vaivenes cromáticos cargados y contrastados, muy líquidos.
  • Pero después sobre esa superficie asoman y se desdibujan seres seres, ramas, plantas subacuáticas. Es una secuencia de sensaciones, de impactos visuales, de misteriosas liturgias.
  • Al final la síntesis de esas dos esferas se produce, creando la fuerza de una premonición que se despierta a medianoche como una aparición fantasmagórica.
  • Se ve a leguas
  • que el mar no es el lugar
  • de donde es nativo
  • el mar.

(Heriberto Yépez)

EDUARDO SANTANA (1966) / PRELUDIOS

  • Llegar a la raíz de la obra implica desobediencia con las ideas que durante el proceso creativo van surgiendo, porque no hay nada prefijado, la mente se desvía porque sufre con las exigencias técnicas.
  • En el caso del cubano SANTANA, conocedor completo de sus recursos y de una metodología muy precisa, su trabajo se ha adaptado a evidenciar la multiplicidad de tensiones que al final son las que coadyuvan en la determinación de su pintura.
  • El color y las tonalidades son endiabladamente precisas finalmente en orden a fijar una sintonía espacial delimitadora, sin necesidades de encuadramientos ni de subordinar la visión a marcar la fisonomía temática, se trata de transfigurarla para que lo ornamental se despoje de su código.
  • Y así van pasando esos días,
  • aunque yo no quiera,
  • y así también se van perdiendo.

(Tedi López Mills)

RAÚL ENMANUEL POZO (1958) / MIS VÍNCULOS CON LA TIERRA ME HACEN SER MEJOR PINTOR

  • Los vínculos, cuando se trata de abordar una creación, se vuelven fundamentales para inspirar el numen de la obra, la que ha de tener una expresión significada de la plástica del autor.
  • En el caso del cubano ENMANUEL esos lazos son más que evidentes y determinan un ámbito espacial, un imaginario sincrético, una concepción pictórica aborigen y caribeña.
  • Esas efigies, con sus colores tatuados que dilatan las formas, vienen a revelar tantos secretos como enigmas, en el propósito de un desocultamiento que su ejecución ha hecho real y visible.
  • Todo lo pasado se queda aquí, regurgitando.

(Pedro Serrano)

GUSTAVO ARIAS MURUETA (1923-2019) / HE MIRADO EN LA LUZ

  • Este año fue el fin de un pequeño fragmento de la historia de la pintura, pero también el signo invencible de que es víctima el creador, en este caso el mexicano ARIAS MURUETA: la de desaparecer él dejando un patrimonio que se conservará posiblemente para siempre.
  • Se decantó por la abstracción y la alquimia, por el color y las formas que se deshacen en el espacio, queriendo significar que su fortuna es no permitir que haya una historia sino una efusión permanente.
  • Aparentemente el juego de las tonalidades, tanto claras como sombrías, acentúan la arquitectura constructora y plástica de cada obra, en la firme decisión de que la gama visible sea ilimitada y contenga una amplitud de revelaciones para la mirada.
  • Viene la noche a establecer su provincia de lámparas,
  • de peregrinos mustios,
    • de rameras magnéticas bajo el ropaje de un desusado
    • carnaval.
  • (Jorge Esquinca)

VERONICA CAY / RENACEREMOS COMO SOMBRAS

  • Si hablamos de un arte humanista es porque creemos que el hombre, además de ocupar el lugar central, inequívoco, de la creación plástica, puebla el espacio y el tiempo reales, antropocéntricos, de la historia occidental renacentista e iluminista.
  • Pero la obra de la australiana CAY, pintora y escultora, nos incita a la duda, porque es una visión de lo que ha muerto y después ha resucitado. Nos acercamos a sus criaturas, tan bien enmascaradas, como una realidad sombría de un más allá que nos está esperando.
  • Están marcadas por un infierno que al deformarlas les imprime una fealdad silenciosa, maligna, mas también sufrida y embellecedora. Persistirá el eco si un día deciden irse.
  • Ándate con tiento,
  • árbol.

(Cuahutémoc Méndez)

ERNÓ FÓTH (1934-2009) / EN UN MOMENTO DADO HABRÁ CUERPOS ASÍ

  • Pedazos de carne, pedazos de cuerpos y seres, ensamblados, carbonizados, rotos, anónimos, ligados a la catástrofe y a la destrucción.
  • Sin embargo, constituyen ruinas que reivindican hallazgos plásticos en aras de un soplo vital que todavía queda incrustado en los rescoldos a la espera de una supuesta resurrección.
  • La obra del húngaro FÓTH, que hace de la materia un espíritu, evoca sinos imponderables, meditaciones existenciales que se fijan en la mirada como una respiración a punto de consumirse.
  • En cada página que acabo
  • cumplo con un acuerdo,
  • me digo adiós
  • desde lo más recóndito,
  • pero sin alcanzar a ir muy lejos.

(Fabio Morábito)