LIU WEI (1972) / ME DESPIERTO CON IDEA

  • Dice Miguel Cereceda que el arte contemporáneo puede reaccionar de dos formas: o bien de un modo antiespectacular (lo que condena a los artistas a ser poco conocidos, poco valorados y, finalmente, al fracaso) o a querer apropiarse y a intervenir espectacularmente en los medios del espectáculo.
  • Al chino WEI le he dedicado hace tiempo un post en el que hablaba de su obra pasada; ahora vuelvo a traerlo a la palestra porque ha cambiado de registros, técnicas y materiales, para mostrar unas instalaciones en que los fetos metafóricos se hacen espacio.
  • Y sí, son espectaculares, y se fragmentan y dividen, se significan con lo curvilíneo, con lo cerrado y lo abierto, disponiéndose siempre en estructuras bien encajadas y en una traducción de ideas renovadas que se van pasando unas a otras desde antaño, desde el constructivismo, desde el suprematismo, hasta reformularse de nuevo y reinventarse.
  • No vi tierra
  • sino huesos.

(Pablo Antonio Cuadra)

CANDELARIA SILVESTRO (1977) / MI EXISTENCIA NUNCA ESTÁ LLENA

  • Hay propuestas artísticas que nacen de tormentosos ímpetus y de agitadas brumas. Quieren sacudir el mundo hasta sacarlo de sus sordas y mudas raíces.
  • La argentina SILVESTRO lo proclama en esas superficies manchadas, rasgadas, impregnadas, pintadas, mezcladas, verdaderos depósitos de restos de yacimientos que dan testimonio de abdicaciones, exilios, muertes, cuerpos desnudos, abismos incapaces de dejar de girar.
  • Creadora de distintos registros y formulaciones, en este panel nos centramos en las vísceras metafóricas de una reflexión plástica, que al final se convierte en una práctica agobiada por la pasión de un delirio transmisor de un dolor y una inquietud existenciales tanto en su inclinación matérica como en su desolado y ávido clamor.
  • Todo parece como si en su piel quemada y madurada hayan acontecido historias de heridas tanto individuales como colectivas, como llagas veraces que al apagarse serían la predicción del fin de la tierra.
  • Así mi edad reconocía las tinieblas.

(Vicente Gerbasi)

JOHN TUNNARD (1900-1971) / LO HE DESEADO VIVAMENTE

  • A la esencia, decía Hegel, le es esencial la apariencia, pues sin aparecer la esencia y la verdad ni siquiera serían tales. Ha de aparecer para sí misma tanto como para el espíritu en general.
  • En la obra del británico TUNNARD se contempla íntegra la nomenclatura de todos los altares plásticos esenciales que se suscitan en un espacio que inundado de luz ha construido su propio tiempo.
  • Son amaneceres que cubren más dimensiones de las que estamos habituados a emplazar en nuestra consciencia, incluyendo regeneraciones cromáticas y aéreas que postulan la energía y el pathos visionario que nos falta.
  • Los pájaros de Aristófanes
  • Enterraban en sus propias cabezas
  • Los cadáveres de sus padres.

(Nicanor Parra)

MARTA DE OLLOQUI / DEJO QUE LA PINTURA SEA UN SUEÑO

  • Para la argentina OLLOQUI la visión plástica deshoja su vida en interminables capas y texturas, algunas veces la hace más sombría y reseca, otras la lleva como un mar de incógnitas encarnaciones y fragancias. Ha puesto en juego su sensibilidad y ésta le exige un precio.
  • No busca fraguar ni embellecer, sino un hacer que haga visible y perceptivo, por un lado, su concepción pictórica concebida como una abstracción que se apoya en espacios donde imaginar lo que sucede, y, por otro, experimentar la materialización cromática de vivencias que se van definiendo a medida que lo que va pareciendo incierto ya no está sujeto a inquisición.

  • No cabe duda que es el meollo de una andadura artística de querer y poder, y de capacidad para expresar y poder vivir dentro de esas cavidades que ella hará pulsar, dilatar, entintar, condensar, esencializar, hasta que su construcción logre imprimir a la mirada del observador su propia historia, esa misma que la autora no querrá darle fin porque siempre será el alma de su existencia.
  • Piensa, pues, un momento en estas cosas,
  • En lo poco y nada que va quedando de nosotros,
  • Si te parece, piensa en el más allá,
  • Porque es junto pensar
  • Y porque es útil creer que pensamos .

(Nicanor Parra)

SUSANNA COFFEY (1949) / HAY ROSTROS QUE NUNCA HAN QUERIDO SER

  • Cuando se cansa de ceder terreno en su propia contemplación sólo queda con el necesario por si el desconocido que detrás de esa piel lo reclama y se lo lleva , porque es muy duro cargar con rostros que no saben que hacer con su destino.
  • La americana COFFEY para no complacerse en sus autorretratos, incluido el cráneo final, obliga a la pintura a espesarse, a hacerse densa, a manchar, a envejecer con brillo, a ser implacable como lo es la conciencia de su finitud.
  • Pinceladas anchas, gruesas, capas que no median sino engrasan para favorecer la predicción en la mirada, tanto la sorprendida como la que está callada, ambas pensando que su cabeza ya es una calavera.
  • El Occidente es una gran pirámide
  • Que termina y empieza en un psiquiatra:
  • La pirámide está por derrumbarse.

(Nicanor Parra)

HAROLD KLUNDER (1943) / EL MUNDO YA ES MUY VIEJO

  • Se pinta desde la vida pero sin perder un momento de vista que en su sustancia quedará un vestigio que no logra caer en las garras de la muerte. Al arte le toca sobrevivir creando luces y sombras para evitar la aparición de la ausencia.
  • El lenguaje plástico del canadiense KLUNDER es una muestra palpable de amar hasta siempre la letra del color, celebrando así en sus obras una fiesta de lo que parecemos cuando somos una abstracción y emitimos una densidad incontenible.
  • Ante estas formas intensamente pigmentadas, la visión no deja de abrirse y sentir su realidad, su aliento cromático, una física que nos acoge en los ardientes intestinos de su mórbido vientre.
  • El agua es la única eternidad de la sangre.
  • Su fuerza echa sangre. Su inquietud, hecha sangre.
  • Su violento anhelo de viento y cielo,
  • hecho sangre.
  • (Joaquín Pasos)

RODEL TAPAYA (1980) / ¡NO SE VAYAN DE AQUÍ!

  • El poeta chileno Nicanor Parra, en uno de sus poemas, aludía al hombre imaginario que vivía en una mansión imaginaria rodeada de árboles imaginarios a la orilla de un río imaginario. También de unos muros que eran imaginarios, cuyas irreparables grietas imaginarias representaban hechos imaginarios ocurridos en mundos imaginarios y en lugares y tiempos imaginarios.
  • El filipino TAPAYA parece haberle tomado la palabra y sin más erige una visión plástica y alegórica que es vaticinio y presagio, muerte y renacimiento, y con la que verifica identidades cromáticas y luminosas, espacios fantásticos y míticos actuando ahora, en el presente, éxtasis que configuran un lenguaje que penetra y se hace magia.
  • Son obras que han comenzado una leyenda, una vez confabuladas con la tradición, y se han embebido de antiguas y legendarias creencias, continuando una fiesta que nunca se acaba porque de ella han nacido y forjado su cultura y modo de vida .
  • Ni sudor, ni lágrimas, ni orina
  • podrán llenar el hueco del corazón vacío.

(Joaquín Pasos)

JOSÉ MANUEL GÓMEZ (1940-2020) / EL ETERNO RETORNO QUE ESTREMECE

  • Lo que se descubre en la pintura del cordobés GÓMEZ es el placer absorto de ver y crear, de contemplar el viejo vértigo del mito y sus delirios de luz y misterio. Es como si apareciese El Bosco y naciese un sol en cada cuerpo.
  • En la búsqueda de esa perfección plástica asoman paisajes y vidas errantes, adoradores del fuego y de la nada, humanos entre confines y horizontes, seres que ignoran sus destino.
  • Sus obras, de una maestría singular, cobran todo su sentido en el arte de hoy, en que no puede quedar en silencio y sin presencia un quehacer tan extraordinario como ha sido el de este artista, que todavía nos hace soñar con la magia de lo imposible.
  • Y que quiere ser como un cuchillo, al que no puede herir otro
    • cuchillo.

(Joaquín Pasos)

PEDRO DE ORAÁ (1931) / DEJO QUE EL BOSQUE ARDA EN LLAMAS

Vivencias Plásticas

pedrod Escribía Charles Baudelaire que una buena pintura, fiel o igual al sueño que la alumbró, debe ser creada como un mundo. Lo mismo que la Creación que vemos es el resultado de varias creaciones, de las cuales las primeras fueron siempre completadas por los siguientes, así también una pintura, si está tratada armoniosamente, se compone de una serie de imágenes superpuestas, donde cada nuevo estrato presta mayor realidad al sueño y le hace elevarse un peldaño más a la perfección.
pedrode
Transcrito lo cual poco queda ya más que decir, porque como señalaba Didi-Huberman: la visión, con independencia de su objetiva verificabilidad, permanece siempre incorregible: ella es la que nos da, a pesar nuestro, la irremediable consagración a los sueños, a los fantasmas o a los deseos de los que está, consciente o no, completamente grávida.
pedrodeo
Las abstracciones del cubano DE ORAÁ, a pesar de que está sujeta a una simetría…

Ver la entrada original 62 palabras más

HANG RUI (1952) / INSOMNIOS

  • La abstracción siempre nos recibe con sus lechos de sangre, tinta, venas, ríos, regueros, espumas, bosques y brumas. Se adivina en ella la vida y la muerte en las manchas y en las texturas, en las arrugas y en los grumos.
  • Por eso hay certezas como la del chino RUI, que somete a las superficies a un vértigo doliente y al mismo tiempo construye florestas saturadas de pintura ansiosa de sí misma.
  • Obras que son mundos de luz fundidos, que no están vencidos, que se han vuelto todo después de haber sido nada, que el artista bosqueja para que al final encuentren la plenitud ellos solos de su significado.
  • Era la misma vida que flota ciega en las calles como una niebla
    • borracha.

(Joaquín Pasos)

A %d blogueros les gusta esto: